Gobierno abierto, participación y colaboración en la lucha contra la corrupción política

Gobierno abierto, participación y colaboración en la lucha contra la corrupción política

Hace un par de semana participamos en el curso de verano de la UPV sobre “La lucha contra la corrupción política: herramientas del estado y de la ciudadanía”, en el que pudimos comprobar una vez más la complejidad y extensión de este fenómeno, y la preocupación que genera en la ciudadanía y en las instituciones democráticas.

Eminentes expertos y expertas abordaron los principales elementos que nos aproximan al diagnóstico del problema y a sus posibles escenarios de solución, entre otros, Teresa Medina Arnaiz (experta analista sobre la corrupción en la contratación pública), Jesús Lizcano Álvarez (presidente de Transparencia Internacional España –organismo que elabora varios índices de corrupción internacional- y que ha escrito abundantes artículos sobre el papel de la transparencia en el control de la corrupción), Manuel Villoria Mendieta (catedrático en ciencia política especializado en marcos de integridad y calidad institucional) y Jose María Tomás Tío (presidente de la Fundación por la Justicia –plataforma cívica contra la corrupción-, magistrado y promotor de la iniciativa Sociedad Civil contra la Corrupción que ha presentado a la sociedad 99 propuestas, elaboradas por un grupo de 28 profesionales cualificados en distintos ámbitos y sin vinculación partidaria alguna, cuyo objetivo es firmar un PACTO NACIONAL CONTRA LA CORRUPCIÓN, que se suscribirá públicamente el día 9 de diciembre de 2015, día Internacional contra la corrupción declarado por Naciones Unidas.)

Ya nadie duda de que tenemos un problema, la corrupción activa o pasiva a través de mordidas, tráfico de influencias o ruptura de las reglas de libre competencia en la contratación pública genera una grave distorsión del mercado con unas pérdidas millonarias en el conjunto de los países de la Unión Europea, dado que la contratación pública supone un 19% del PIB.

Pero también produce una enorme desafección e insatisfacción de la ciudadanía con la democracia. Así mientras los Diputados o Diputadas consideran mayoritariamente que tienen en cuenta la opinión de la ciudadanía en sus decisiones, 3 de cada 4 españoles creen que el Parlamento no les representa, desaprueban el trabajo del Congreso y consideran que los/las diputados/as no trabajan con honestidad. El Eurobarómetro 2013 refleja que el 77% de los/as españoles/as y el 67% de los/as europeos/as consideran que la corrupción es parte de la cultura de los negocios en su país; el 84% y el 73% respectivamente que el soborno y las conexiones es la forma más sencilla de obtener servicios públicos, y el 67% y 59% que la única forma de tener éxito en los negocios son las conexiones políticas.

Dice la ONU que “la corrupción es un complejo fenómeno social, político y económico que afecta a todos los países del mundo. En diferentes contextos, la corrupción perjudica a las instituciones democráticas, desacelera el desarrollo económico y contribuye a la inestabilidad política”. De ahí que en 2003 se firmara la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción, y se lanzara una campaña con lemas como “0% de corrupción 100% de desarrollo” o “rompe la cadena de la corrupción”, declarando el 9 de diciembre como día Internacional contra la corrupción.

Apuntan los/as expertos/as que los modelos de gobierno abierto basados en la transparencia, la participación y la colaboración contribuirán, ayudados por la tecnología, a constituir marcos de integridad que garanticen la calidad institucional. Reglas y mecanismos que obliguen a los actores a justificar sus acciones y decisiones, a responder a sus críticas, a aceptar las consecuencias de las faltas de cumplimiento de las normas y de los compromisos, a permanecer continuamente abiertos a la escucha y a la colaboración ciudadana en la solución de los problemas sociales cada vez más complejos… Y también lo cree la mayoría de los/las ciudadanos/as españoles/as encuestados/as, tal y como se refleja en el estudio sobre demanda y uso del gobierno abierto en España, indicando un 77% que ello mejoraría la eficiencia de nuestras instituciones y un 70% que devolvería la confianza en el gobierno.

Pero ello no es suficiente, concluían los/as expertos/as. Así finalizaba su intervención el magistrado Jose María Tomás Tío “Nada funciona sin una sociedad civil activa y vigilante. La sociedad civil tiene que tomar su verdadero protagonismo…También los medios de comunicación son esenciales en la lucha contra la corrupción… Pero os he hablado de 99 medidas contra la corrupción y para construir una sociedad decente, y me falta contaros cuál es la medida número 100 que proponemos. La cien es la más importante, porque es la decisión de cada uno de que esto vale la pena. La propuesta número cien la tiene que escribir cada uno”.

About Author

Koldobike Uriarte

Responsable de proyectos de innovación pública de la DACIMA. Departamento de Administración Pública y Justicia. Gobierno Vasco

Comments

  1. Anónimo
    Anónimo 1 julio, 2015, 13:22

    Interesante post. Podríais por favor indicar a qué Eurobarómetro 2013 hacéis referencia exactamente cuando decís “El Eurobarómetro 2013 refleja que el 77% de los/as españoles/as y el 67% de los/as europeos/as consideran que la corrupción es parte de la cultura de los negocios en su país; el 84% y el 73% respectivamente que el soborno y las conexiones es la forma más sencilla de obtener servicios públicos, y el 67% y 59% que la única forma de tener éxito en los negocios son las conexiones políticas”? Muchas gracias de antemano.

    Reply this comment

Write a Comment

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*