Formación “Egiten Ikasi”: hic sunt dracones

Formación “Egiten Ikasi”: hic sunt dracones

HIC SUNT DRACONES. Esta frase en latín significa “Aquí hay dragones”.  La utilizaban los cartógrafos medievales para señalar en sus mapas “lo desconocido”, el más allá  ignoto, los espacios vacíos;  es decir, aquellas regiones sobre las que no tenían ningún tipo de conocimiento.  Esta indicación producía en la mayoría, miedos.

Pero resulta que quienes se aventuraban en lo inexplorado nunca encontraban esos dragones.  Se encontraban, claro está, con riesgos e incertidumbres pero también con grandes oportunidades de una vida nueva.  Se encontraban con otras respuestas y otras formas de pensar y actuar.

Entramos cada mañana, a la sala 12, 25 o 31 a la formación Egiten Ikasi. De 9:00 h a 14:00. ¿ Te has encontrado con alguno de esos dragones imaginarios?

En cualquier formación algunas personas tropiezan con el primero de sus enemigos naturales: ¡el miedo! Un enemigo difícil de vencer. El miedo se oculta en cada recodo del camino y tú, en su presencia, te retiras. Y entonces tu enemigo habrá logrado poner fin a tu aprendizaje.

¿Qué te pasa si te vuelves atrás, faltando a cada sesión? Sólo que no lograrás ver la Administración que quieres llegar a ver. Tu enemigo habrá puesto fin a tus anhelos de saber, hacer o ser. ¿Y qué puedes hacer para sobreponerte al miedo? La respuesta es simple: no escapes. Desafía a tu miedo y, a pesar de él, da el siguiente paso en el aprendizaje y el siguiente y el siguiente.

Sin embargo en mis procesos de aprendizaje los dragones no sólo se esconden en forma de miedo. También aparecen otros obstáculos.

Ceguera cuando piensas que a estas alturas de tu carrera profesional ya sabes todo lo que necesitas saber. Victimismo cuando piensas que no aprendes o no avanzas por culpa de las otras personas, de la dirección, de la facilitadora o de la dirección promotora de la iniciativa. Auto-conversaciones de no tengo tiempo, no soy capaz, no tengo edad. Impaciencia y ansiedad cuando quieres ver los resultados ya. Escepticismo, cuando dices que ya has tenido experiencias semejantes que fracasaron.

El aprendizaje de Egiten Ikasi requiere reconocer que hay cosas que no sabes y que quieres saber para acortar la brecha entre lo que puedes y no puedes, lo que sabes y lo que no sabes, lo que tienes y lo que quieres para tu unidad organizativa.

Un obstáculo en Aurrerabide podría ser el  modelo mental conocido, que tiene por defecto un mecanismo interno de auto-preservación. Tu sistema inmunológico se encarga de prevenir el cambio, intentando por todos los medios conservar el equilibrio aunque lo que tengas conocido te cause sufrimiento. Pero para avanzar y moverse siempre es necesario perder el equilibrio y apoyarse en una sola pierna.

Tan importante como aprender es desaprender y ten en cuenta que una vez que has aprendido algo ( también cuentan los aprendizajes inconscientes ) cuesta mucho más desaprenderlo porque ya has creado un surco en tu cerebro. Por eso nos cuesta tanto cambiar. Necesitas paciencia y constancia como haces en otros ámbitos de tu vida. Tu cerebro es plástico, un órgano maleable.

Como dice Machado, “Caminante: no hay camino, se hace camino al andar“. Para andar por el camino del aprendizaje de Aurrerabide, el caminante y su unidad organizativa deben cumplir con ciertas condiciones. No hay atajos. Establecer una visión y tomar conciencia de la brecha que hay entre su visión y su realidad.

Declararse y reconocerse (temporalmente) como principiante, aprendiz. Darse permiso para cometer errores. Comprometerse con el aprendizaje. Asignar el tiempo y los recursos para practicar en un espacio adecuado, como el que proporciona el marco de Aurrerabide y formación Egiten Ikasi.

Y nunca olvides aprender (o desaprender) disfrutando.

About Author

Isabel Fernández Hidalgo

Formadora, consultora y coach. Facilitadora en Aurrerabide.

Write a Comment

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*