El viaje por Aurrerabide (1ª parte)

El viaje por Aurrerabide (1ª parte)

El 13 de febrero se cumplirá un año del inicio de nuestro viaje en Aurrerabide.

Podemos resumir diciendo que ha sido una vuelta al mundo, empezando por el mundo de cada uno/a: en nuestro caso, nuestro punto de salida era Kontsumobide, un organismo autónomo que a pesar de estar integrado por 62 pasajeros/as, éramos al mismo tiempo la “pulguita” de un macrodepartamento de este Gobierno, Salud.

El destino final no estaba claro para los/as 8 viajeros/as afortunados/as en poder iniciar este periplo. Al final del viaje regresaríamos de nuevo a casa, a Kontsumobide, pero sabíamos si sería un viaje al Kontsumobide febrero de 2014 o avanzaríamos, como en la película “Regreso al Futuro” y descubriríamos que en nuestras oficinas de antes había un nuevo Kontsumobide, el Kontsumobide del futuro. Hoy que acabamos el viaje tendrá que ser cada viajero/a de Kontsumobide quien diga en qué punto de la película está.

El viaje se preveía emocionante, pero sobre todo, intenso. De una etapa (o sesión) a otra, además de seguir con nuestro día a día tendríamos que alimentar el cuaderno de viaje (los entregables que, amablemente, Enrique nos pedía cumplimentar), pero también alimentar y atender a lo más importante de nuestra casa: nuestro equipo humano.

Quienes podíamos subir al vagón de viaje teníamos la obligación de COMPARTIR las experiencias de viaje con los/as demás (que no habían sido tan afortunados/as…o sí, según quién opine, y no habían sido nominados/as para participar).

El tiempo entre sesiones (un mes) y la necesidad/deseo/obligación de compartir en boxes no han sido del todo compatibles. El día a día (aparte del viaje, porque es como si hubiéramos tenido que llevar una doble vida) nos puede y no estar acostumbrados/as a pararnos y reflexionar ha provocado que además de venir motivados/as tuviéramos que motivar al resto del equipo. En algunos casos ha supuesto un desgaste personal.

En este viaje hemos contado con un muy buen chófer. Con muchos conocimientos y gran experiencia, ha demostrado dotes de buen comunicador, avezado mecánico…facilitador como nos dijeron en un principio que sería. Así ha resultado nuestro Enrique.

Los destinos que hemos ido conociendo en cada etapa de este viaje han sido muy interesantes. Hemos tenido la gran suerte de que en cada parada nos entregaran un completo manual con documentos de apoyo muy prácticos y útiles que podremos utilizar (o continuar utilizando) incluso cuando finalice el trayecto.

El viaje ha sido emocionante, pero complicado y heterogéneo. En el caso de Kontsumobide ha estado marcado por dos hitos temporales:

  • El 3 de julio de 2014 en que se aprobaba el primer Plan Estratégico de Kontsumobide.
  • El 31 de diciembre de 2014 en que se cerraba el primer año de gestión tras la aprobación de ese Plan Estratégico.

Hoy confieso que el documento que entregamos en esa primera meta volante del 3 de julio no lo hubiéramos hecho así si hubiéramos esperado a finalizar este viaje, pero el tiempo y la presión nos obligaron a finalizarlo y entregarlo en ese plazo. Considero que no debemos ver lo negativo de esa situación, sino precisamente quedarnos con lo que hicimos este pasado martes 20 de Enero, día de San Sebastian: en lugar de salir a la tamborrada, no encerramos en la “sala de las torturas” de Kontsumobide y desde las 9 hasta casi las 6 de la tarde revisamos nuestro documento guía recordando al chófer de Aurrerabide y aplicando el principio que nos ha metido por vena y más ha calado en nosotros/as: “cuanto menos, mejor”. Así, hemos revisado el documento, hemos quitado lo que de verdad sobraba; hemos unido lo que necesitaba unirse y hemos cambiado lo que no iba a permitirnos avanzar.

Cuando presentemos el nuevo plan para 2015 al Consejo de Dirección probablemente se sorprendan, pero si estamos (como lo estamos) convencidos/as de que hay que centrar el tiro, podremos recordar cada día este viaje y mantenerlo en el recuerdo y en el corazón.

Los viajes que mejor recordamos son aquellos que dejan poso en el corazón. Este viaje nos ha tocado a todos/as en el corazón. En el caso de Kontsumobide los/as viajeros/as nominados/as partíamos de situaciones sentimentales muy diversas con relación a procesos de este tipo (pre-Aurrerabides varios). No miento si digo que yo misma (convencida declarada y manifiesta de Aurrerabide desde el inicio hasta el final del camino) animé, motivé…y casi obligué a subir a este tren. Ha habido quien subiendo con mucho ánimo se ha ido agotando y acaba el viaje con no muy buen sabor de boca. Hay quien siendo más escéptico/a se ha vuelto a casa con mejor sensación de la que esperaba. La realidad es que éramos muy distintos/as viajeros/as con diferentes motivaciones; digamos que las etapas deseadas o los destinos buscados no eran los mismos para todos/as.

Puedes leer la segunda parte de este post en:

El viaje por Aurrerabide (2ª parte)

Categories: Mejora de la gestión

About Author

Elena Unzueta

Kontsumobide-Kontsumoko Euskal Institutuko Zuzendaria / Directora de Kontsumobide-Instituto Vasco de Consumo

Write a Comment

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*