Diccionario de la Referencia rápida sobre el “Merece la pena”

Diccionario de la Referencia rápida sobre el “Merece la pena”

Les Luthiers en uno de sus trabajos más desternillantes, la Cantata de Don Rodrigo Díaz de Carreras, decía lo siguiente,  “Don Rodrigo acertó a fundar Caracas, acertó porque lo hizo en el centro de Caracas, resulta que ya estaba fundada…”

No creo que haya que refundar, ni que inventar, todos los días, todo, de nuevo. Siempre recuerdo como acostumbraba a decir el veterano jefe de mi primer trabajo que, “lo más difícil era pensar”.

1. Lo más difícil: Yo añado que lo más difícil es pararse y pensar cómo hacemos las cosas.

La administración está diseñada para no tener que pensar todos los procedimientos. No descubro nada nuevo, así funciona mejor y no tengo el conocimiento suficiente como para negar la utilidad de esta forma de trabajo.

Pero del mismo modo, los procedimientos, las rutinas, son saludables sólo si sirven para aportar frescura y valor añadido a la respuesta que da el funcionariado a la ciudadanía a la que sirven.

2. Rutina: una forma predeterminada y eficaz de hacer las cosas. Falta en esta definición por desterrable todo lo sinónimo de “aburrido” de la palabra rutina.

3. Humildad: saber cual es el lugar que ocupamos en el mundo. No somos el centro de la vida de nuestras y nuestros administradas y administrados.

Si ya tenemos rutinas para ser garantistas, para ser eficaces, rentables, legales… ¿por qué no nos centramos innovar para aportar frescura en todos y cada uno de los pasos de esas rutinas?

Una especie de rutina para el cambio. Propongo un camino para encaminar esa creatividad: la experiencia de ciudadanas y ciudadanos con nosotros administración.

4. Experiencia concepto transversal que atañe a toda la administración. Lo que de nosotros como administración perciben, recuerdan o simplemente prejuician nuestra particular “clientela”.

¿Innovación para crear Valor público desde dentro o desde la co-creación?

No es que no crea en la co-creación, es más, soy un firme defensor de ella, pero Innovar desde dentro no sólo es posible, es el principio. La administración debe liderar con el ejemplo, para poder implicar a una mayor parte de la ciudadanía.

Innovar desde dentro es posible, hace falta método. Hay métodos mucho mejores pero éste es el mío:

a) encontrar personas voluntarias para olvidar lo aprendido. “superhéroes de barrio”

b) que practiquen el haragei: el arte japonés de ponerse en el lugar de tu interlocutor, en nuestro caso, la ciudadanía.

c) sinceridad para anotar lo que no nos gusta de nosotros

d) creatividad aplicada. Aplicada a arreglar lo que no nos gusta.

e) valor para sacrificar, simplificar…

f) los superhéroes comparten y promueven las soluciones en sus barrios. Innovar no es fácil, innovando corremos el riesgo de que nos tilden de “naif”, sobre todo cuando ves a la administración como trinchera. Nadie dijo que fuera fácil, pero seguro que merece la pena.

About Author

Luis Petrikorena

Gobernu Irekiaren Zuzendaria / Director de Gobierno Abierto

Write a Comment

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*