Canales y metodologías para conseguir una participación de calidad

Canales y metodologías para conseguir una participación de calidad

En el post publicado la semana pasada hacíamos referencia al documento de conclusiones de la 2ª jornada de participación para la elaboración del Libro Blanco de Democracia y Participación ciudadana en Euskadi, y resumíamos el primero de los grandes temas que se trataron en dicha jornada, sobre el grado de vinculación entre participación y decisión.

Hoy trataremos las conclusiones del otro gran tema que se abordó en esa jornada: Canales y metodologías para conseguir una participación de calidad.

En este sentido, se incidió en aclarar conceptos como “iniciativa pública”, “iniciativa formal” y “gobernanza inclusiva”, ya que la primera de las preguntas incluía estos tres términos.

Una de las conclusiones más importantes de este bloque fue que los procesos participativos formales podrían ser una herramienta eficaz para la gobernanza, pero que en la actualidad no lo son, ya que existe un alto grado de incredulidad y escepticismo ante “tanta llamada a la participación”. La participación es “con la ciudadanía”, y no “para la ciudadanía”, se concluyó.

También se percibió una falta de autocrítica y de evaluación de la participación por parte de las Administraciones Públicas, a las que se pidió “un esfuerzo” en  diseñar y concretar mejor los procesos participativos, para que se ajusten lo máximo posible a lo que se pretende sacar de ellos. La labor pedagógica que deben tener estos procesos, así como el cierre de los mismos y su posterior devolución y evaluación por parte de la Administración es otra de las peticiones que realizaron las personas asistentes al encuentro.

Respecto al papel de las redes sociales en la participación ciudadana del siglo XXI, se destacó el potencial de participación que tienen al permitir una conexión más allá del espacio físico, a pesar de que la inmediatez que ofrecen no siempre son favorables para un proceso de participación. Si bien se afirmó que este medio puede favorecer mucho la participación de la ciudadanía, no se puede caer en el error de idealizar las redes sociales y suprimir otras vías (la brecha digital sigue ahí).

Siguiendo con la utilidad de las redes sociales, se destacó también que es más un canal de difusión que de construcción, además de un espacio de escucha activa para la Administración. En este sentido y en otros, se considera clave la buena gestión y dinamización de los canales en redes sociales.

Para concluir con el resumen de las conclusiones de este segundo bloque, hubo también un amplio consenso en que los soportes que faciliten y promuevan el empoderamiento de las personas que participen en los mismos deberían ser prioritarios. En resumen, y apelando a una frase que recoge el informe, “todo canal es bueno si es útil, accesible y conocido por la ciudadanía”.

Si quieres conocer el informe completo de conclusiones de la jornada puedes hacerlo desde aquí.

About Author

Write a Comment

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*