Aurrerabide en la 5ª Conferencia estatal de calidad de los servicios públicos: “Transformar(te) transforma”

Aurrerabide en la 5ª Conferencia estatal de calidad de los servicios públicos: “Transformar(te) transforma”

Ayer presentamos Aurrerabide para análisis del caso en la 5ª Conferencia estatal de calidad de los servicios públicos,  que en esta ocasión se ha inspirado en el lema “Transparentar la calidad. Evaluar la transparencia”.

Aurrerabide se ha sometido a contraste y debate entre los miembros de la mesa redonda y asistentes a la sesión, exponiendo el contexto que condujo al Gobierno Vasco a dar impulso a este proyecto, las características que tiene el modelo vasco y los desafíos a los que se enfrenta tras estos casi dos años empleados en su concepción, desarrollo e implantación.

Representantes de la Agencia de Evaluación y Calidad de los servicios públicos,  de las comunidades autónomas, de los ayuntamientos, de AENOR , de la Asociación española para la calidad, del Club de excelencia en la gestión, de la Fundación iberoamericana de calidad -Fundibec-, del Consejo de Transparencia y Buen Gobierno, de las universidades…entre otros,  hemos compartido la nueva visión de la calidad como motor y exaltación del buen gobierno.

Algunas ideas relevantes que conforman esta visión compartida que relaciona transparencia, planificación, calidad y evaluación:

Las personas son el pilar fundamental en la generación de valor de cualquier organización, sea empresa o administración . Ocuparse de su implicación, valorización y de la gestión cualificada es una inversión imprescindible.
La transparencia por la que trabajamos. El compromiso de cumplir las promesas electorales, transparentando si se consiguen o no y por qué,  cómo se hace para lograrlo y su impacto real, deseado o fortuito, es esencial.
Transparentar la calidad es una obligación regulada en la legislación básica de transparencia ( Ley 19/2013), pero ha de ser más, esto es, un aroma, el oxígeno que se respira en la gestión pública para la regeneración democrática y el buen gobierno que merecen nuestros ciudadanos y ciudadanas.
– Hay que conectar la transparencia con la participación de la ciudadanía en la gestión pública y en su evaluación, en una filosofía de gobierno abierto. La orientación a la ciudadanía es mucho más que la orientación al cliente, porque es agente colaborador, beneficiario, controlador y co-gestor de lo público.
La planificación, más allá de los avatares políticos,  ayuda a no perder de vista el futuro que queremos, con visión de largo plazo,  en clave de desarrollo sostenible y de gestión pública corresponsable entre políticos/as,  empleados/as públicos/as y ciudadanía. De la estrategia a las políticas, y de éstas a los procesos y procedimientos.  Alinear, priorizar, rendir cuentas y corregir.

Innovar no entra en contradicción con planificar, porque la innovación también ha de planificarse generando entornos que permitan hacer emerger la innovación,  y los planes han de ser flexibles en función de las evaluaciones y seguimiento de sus resultados e impactos y han de ser adaptativos a las nuevas necesidades y problemas que van emergiendo. Planificación adaptativa en función de los futuros deseables y no tanto de determinismos prospectivos.

Los  modelos de calidad tienen que tener un nivel de generalización y de abstracción suficiente que permita su aplicación en distintos ámbitos y su comparación por mediciones fiables.  Eso no significa que no se puedan reinventar, simplificar o buscar usos adaptados a las necesidades de cada organización, siempre que ello proporcione buenos resultados.

– En la evaluación de los líderes es imprescindible valorar su orientación al cambio, no sólo importan los resultados que consigan sino su capacidad para gestionar los cambios,  porque la colaboración con la ciudadanía  exige la predisposición a cambiar lo planificado o en fase de ejecución.

– La gestión de las personas es el proceso que consigue las peores puntuaciones en las evaluaciones de calidad en las administraciones publicas, es la gran asignatura pendiente. Convertir a la administración en una factoría de líderes que contribuyen al objetivo del bien común en connivencia con la ciudadanía y constante apertura.

A través de las distintas ponencias y análisis de casos se han suscitado algunos consensos que animan a pensar que con AURRERABIDE estamos acertando en la apuesta por hacer mejor las cosas, en la idea de que TransformarTE transforma.

Adjuntamos nuestra presentación:

About Author

Koldobike Uriarte

Responsable de proyectos de innovación pública de la DACIMA. Departamento de Administración Pública y Justicia. Gobierno Vasco

Write a Comment

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*