6 reflexiones en torno a la innovación pública

6 reflexiones en torno a la innovación pública

Desde el comienzo del nuevo curso, allá por septiembre de 2014, hemos tenido la suerte de contar con algunos autores y autoras que han querido aportar su granito de arena a esto de la Innovación Pública a través de nuestro blog.

En el post de hoy queremos agradecer y destacar, a modo de resumen, la aportación de estas firmas invitadas que han añadido valor al blog del PIP.

Y es precisamente valor lo que reclamaba Alberto Ortiz de Zárate, un viejo conocido del Plan de Innovación Pública (no en vano fue uno de los artífices del PIP 2011-2013), en el post que estrenó la sección de firmas invitadas del blog, bajo el título “Innovación Pública: Hace falta valor“.

Alberto, utilizando el doble significado de la palabra valor, nos habló de la importancia de que la administración se atreva a actuar diferente y que ofrezca valor, es decir, que sea útil a la ciudadanía. Todo ello sin olvidar “que la innovación es siempre un asunto de personas: de personas que tienen ideas, que desean probar algo nuevo, que se benefician de nuevos servicios, que colaboran para mejorarlos. El motor de la innovación es el deseo.”, escribió.

El segundo post de estas colaboraciones llevaba la firma de Antón Queralt, que bajo el título “Administración Electrónica de segunda generación”, hacía alusión al valor que han supuesto las nuevas tecnologías de la información y la comunicación en la Administración, pero con la convicción de que aún se pueden dar más pasos en esta creación de valor público.

Antón mencionaba la importancia de la conexión de las que denomina “mentes abiertas” y “mentes operativas” para lograr  la materialización de las ideas innovadoras, del liderazgo participativo y de la prosperidad colectiva en este camino hacia la construcción de una Administración Globalmente Inteligente, y de “contextualizar estratégicamente la Administración Electrónica, ya que será, probablemente, uno de los pocos caminos para evitar la obsolescencia de muchas administraciones públicas que se creen inmunes a la dinámica transformación socio-económica.”

La siguiente aportación al blog vino de la mano de Goizalde Atxutegi y Gotzon Bernaola de Innobasque, con el interesante título “Innovación pública o innovación social, una pregunta que no tiene sentido”.

Goizalde y Gotzon insistieron en el papel de la Administración como agente de innovación y liderazgo en el desarrollo social y económico de un territorio, y en que es necesario ahondar en un sistema de democracia participativa y desarrollar modelos de participación y compromiso cívico en el debate y toma de decisiones públicas. Para ello la Administración juega un papel clave en generar nuevas interacciones con la ciudadanía, en facilitarlas, en promoverlas y también en incorporarlas a su propia esencia. En el final del post, nos ofrecieron una batería de iniciativas que debieran asumir  las instituciones con respecto a la responsabilidad de las Administraciones como agentes de Innovación Social y responsables de su desarrollo.

Antes de concluir el año 2014, Enrique Sacanell nos aportaba su visión sobre el proyecto de Gestión Pública Avanzada “Aurrerabide”, a través de su post “Aurrerabide, cambiar la gestión, cambiar la cultura”.

Utilizando una de sus metáforas preferidas, Enrique compara el cambio en una organización con una danza, donde hay que saber acoplarse a los diferentes ritmos que se bailan en ella. Todo cambio empieza siempre por unos pocos, afirmó, y su éxito depende de la capacidad de esas pocas personas de ir generando conexiones y alianzas, de construir una red de favorables al cambio que vayan asentando sus bases. En el caso de Aurrerabide, destacó la fortaleza del grupo impulsor, de la red generada, de la credibilidad construida y de los hechos mostrados. Nos quedamos con la frase “cambiar la gestión es cambiar la cultura de una organización” como resumen de su post.

También sobre cambio en la Administración nos hablaba Óscar Cortés en su post “Cambio en lo público a dos velocidades”.

Óscar abogaba por la combinación de la gestión estratégica -el enfoque del pensamiento estratégico y la planificación- con las gestión de innovación -entendida ésta como la capacidad de obtener nuevas ideas que puedan ser aplicables en relativamente poco tiempo y con resultados-. En sus propias palabras, “el secreto está en combinar el corto con el largo. El pensamiento con la acción. Lo macro con lo micro. El secreto está en un cambio a dos velocidades.”

Nuestra última firma invitada hasta el momento ha sido Pedro Ibarra, catedrático de la UPV-EHU y miembro del comité de expertos en la elaboración del Libro Blanco de Democracia y Participación Ciudadana para Euskadi.

En su post cuyo título era Concienciar y crear espacios de participación ciudadana desde la Administración“, Pedro hace hincapié en la importancia de que las instituciones crean en la necesidad de la participación ciudadana, y en el papel de la Administración en concienciar y crear espacios adecuados para esta participación. De esta forma, se puedelograr la coincidencia entre lo que los ciudadanos deciden que debe hacerse y lo que deciden los gobernantes, pudiendo así afirmar la existencia de más democracia.”

A estas firmas colaboradoras les sucederán otras, que a buen seguro seguirán aportando valor. Muchas gracias a todas y todos los que habéis contribuido. Mila esker!!

About Author

Write a Comment

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*